Distancia
On-Line
Presencial
Semipresencial

Ya estoy en LinkedIn… ¿y ahora qué hago?

LinkedInMuchas veces leía en Internet la palabra Linkedin (me gusta escribirlo así, en vez de LinkedIn), y cada vez que la veía, salía junto a ella la imagen de un maletín de color café, como indicando negocios, trabajo y algo de seriedad. Alguna vez intenté ver de qué se trataba, pero llegaba hasta el punto de crear la cuenta y me aburría sentir que estaba llenando un formulario de elempleo.com o computrabajo.com.co, poniendo en dónde había trabajado, qué había hecho y esas cosas que en Facebook poco se leen.

En varias páginas leía que era ”la red de los profesionales”, la red para ”hacer negocios”, pero no conocía a nadie que la usara. De hecho, cuando creé mi usuario por primera vez, me daba la opción de acceder a mi libreta de contactos de Hotmail, para detectar qué contactos estaban y creo que había uno solo, y sin foto.

Cuando estuve buscando empleo (por lo general muy seguido), me quedaba tiempo de sobra, así que un día le dediqué bastante a esta red, pues una vez leí que servía para encontrar empleo. Decidí poner cada uno de los cargos que he tenido, con su respectiva descripción. Estuve de buenas, porque he trabajado en varios sitios muy diferentes y en su mayoría con una gran cantidad de empleados.

Esto me sirvió para poder entrar en contacto con las personas que habían trabajado conmigo y empezar a entender la idea de esta red. Es muy sencillo, Linkedin te permite encontrar personas relacionadas con tu lugar de trabajo o tu campo, es decir, si eres panadero, vas a encontrar una gran cantidad de ellos en esta red, pero hay que saber buscarlos.

Para empezar…

Lo primero es buscar personas que realmente conoces, pero si no has trabajado jamás en una empresa de tamaño considerable (unos 500 empleados mínimo) o llevas 5 años en la misma, la cosa se pone difícil. En mi caso tuve suerte, pues he sido bastante nómada en el mundo laboral, y afortunadamente, he pasado por algunas empresas ”grandes”.

Linkedin te ahorra el trabajo de buscar a las personas que trabajan o trabajaron en la misma empresa que tú, pues se encarga de avisarte. Por ejemplo, si en tu perfil sale que trabajaste en Apple, la red se encargará de buscar a todas las personas relacionadas con ella y te dará la opción de agregarlas como contacto.

Algo importante que se debe tener en cuenta es que Linkedin es más estricta que otras redes sociales, al principio te permite invitar hasta cierta cantidad de personas a que sean tus contactos, pero luego te exige que sepas su e-mail o no podrás agregarla. Esto me parece sencillamente ridículo, pero es su modelo de negocio, pues si pagas una tarifa, puedes agregar a las personas que quieras y enviarles mensajes directos sin problema.

Busca tu nicho y únete a gruposMaletín

El caso es que, en este punto, la gente se aburre de Linkedin. Si has trabajado en varias empresas, tienes más opciones de tener conocidos en la red, pero si apenas empiezas tu carrera laboral o has tenido un solo empleo, no le verás mucho sentido a Linkedin. Pero hay buenas noticias: los grupos.

Los grupos son lo que le da vida a Linkedin, que dentro de su aburrida política, sólo te permite unirte a un máximo de 50 grupos. Pero será suficiente para empezar tu estrategia. Si eres panadero, encontrarás muchos grupos relacionados con lo tuyo. Verás por ejemplo ”panaderos de Colombia”, ”panaderos emprendedores” o ”pan”. Busca tu nicho, únete a esos grupos, tal como lo haces en Facebook.

Aquí es donde se empieza a sacar provecho a esta red. Resulta que en estos grupos hay cientos de colegas tuyos, de tu país, de tu región o del planeta entero, que comparten tu gusto por ”la panadería”. En estos grupos se forman debates, se realizan preguntas, se publican noticias y lo mejor: sin tener su e-mail, los puedes agregar como contactos. También hay Linkedin para iPhone.

Así es, la forma de ”crackear” el sistema de Linkedin es a través de los grupos. Si necesitas entrar en contacto con el gerente de la empresa en la que te gustaría trabajar, y ya no te quedan más invitaciones, necesitarías saber su e-mail, pero si miras su perfil y vez que se encuentra en x grupo, únete a ese grupo, ya que al estar en él, ambos pueden agregarse, te saldrá la opción de agregarlo porque ”comparten un grupo”.

Sácale provecho a tus contactos

La idea de Linkedin es poder contactar a las personas que realmente te van a generar algo de valor en lo que haces, puedes aprender mucho de ellas. En mi caso, me puse en contacto con varias personas de recursos humanos de distintas empresas, comunicadores sociales y gente relacionada con marketing y publicidad. De hecho, muchos de los artículos escritos en Sinergia Laboral, los han escrito mis contactos de Linkedin, porque estamos en ”la misma onda”.

De eso se trata, si eres panadero, busca personas con tus mismos intereses, que te compartan sus recetas, y tú haz lo mismo. Linkedin permite formular preguntas, hay una sección dedicada a ello, y así puedes darte a conocer, generar debate y ver qué opinan tus colegas sobre algún tema. Incluso puedes definir a qué tipo de áreas profesionales diriges la pregunta.

En mi búsqueda de empleo también me ha servido, pues un par de veces me puse en contacto con personas importantes que trabajaban en la empresa donde iba a presentar la entrevista y me han ayudado con mucho gusto, pues para eso es esta red.

Algo que suelo hacer cuando veo una oferta laboral en Internet es buscar qué contactos de Linkedin trabajan en la empresa que publicó la oferta, esto realmente sirve. Además, si gestionas bien tu perfil profesional, se interesarán en ti.

Linkedin es aburrida y realmente no pasa mucho, no es una red para hablar de cómo te fue anoche o compartir el video chistoso de moda, incluso no tiene chat, sólo mensajes que sirven a manera de correo, pero es excelente como herramienta laboral y profesional. Es necesario dedicarle tiempo y aprender ciertos truquitos que te permiten entrar en contacto con las personas que te pueden aportar valor y viceversa. De hecho, esta semana me contactó alguien que está interesado en que le ayude con su estrategia en redes sociales, porque vio mi perfil y le llamó la atención, y hace 15 días, me hicieron una entrevista vía Skype para una página argentina.

Ahora qué…

Si eres de las personas que han oído hablar de Linkedin o estás en la etapa de ”Ya estoy en Linkedin, ¿ahora qué?”, te recomiendo darle una probada, unirte a los grupos de tu interés y armar tu perfil. Adicionalmente, puedes conectar tu página Web, cuenta de Facebook, Twitter y descubrir algunas opciones interesantes.

No esperes encontrar un nuevo Facebook o hacer amigos para hablar de tonterías, para eso ya están otras redes, Linkedin es la que te permite entrar en contacto con tus colegas, futuros jefes, empleados o esa ”palanca” que te ayudará a entrar a la mejor panadería.

Por Ricardo Fraile Rojas

categorias:
Redes Sociales
compartir:

Periodista, Blogger y responsable de comunicación y marketing. Apasionada por lo que hago. En G+ me encontrarás aquí Eva

Normas de uso:
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
© Iberestudios 2012 - Todos los derechos reservados Términos y Condiciones | Aviso Legal